¡La gente no cambia!

Un buen amigo siempre me dice que tendemos a enamorarnos no de una persona, sino de aquello en lo que queremos que se convierta esa persona. También me dice que no tenga hijos nunca, pero esa es otra historia.

Anoche salió el tema en una mesa entre cervezas, papas fritas, serranitos, ensaladillas y solomillos al whisky.

Hay parejas en las que uno juega a ser artista que pinta a su musa. Por dentro. Pinta su vida. Marca su camino. Define su actitud ante las cosas, y ante él mismo. Hasta marca los regalos que tiene que comprarle…

Lo malo viene cuando el artista se da cuenta de que puede tirar sus dibujos a la basura, porque no, ¡la gente no cambia! Los disfraces se llevan durante un rato. La esencia perdura siempre. La buena y la mala, porque esto es como los bancos, que los hay buenos y malos (?).

Vamos a no cambiar, como ya hizo Tamara… la mala (?).

Abstract time. Dibujo mío.

Abstract time. Dibujo mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s